Copyright 2015 Universidad de Valladolid

Fachada Histórica de la Universidad de Valladolid

Introducción a la Historia

La Fachada Histórica de la Universidad de Valladolid está considerada como una de las obras más significativas del barroco español, sobre todo teniendo en cuenta su carácter civil. Las obras se llevaron a cabo entre 1716 y 1718 según proyecto de Fray Pedro de la Visitación. La labor de escultura corrió a cargo de los escultores Antonio Tomé y de sus hijos Narciso y Diego Tomé; y la rejería corrió a cargo de Francisco Núñez. En 1996 es declarada, junto con el atrio delimitado por “los leones”, Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento (Decreto 224/1996 de 24 de octubre). El edificio se localiza en el Casco Histórico de la ciudad, mostrando su fachada histórica hacia la plaza del mismo nombre en un intento de diálogo con la Catedral, y sobre una ordenación urbanística forzada por la aparición de los edificios residenciales de gran altura y por el intenso tráfico rodado.

Edificio de la Universidad en el plano de Ventura Seco de 1738.

 

Escudo en la fachada de la Universidad.

Escudo en la fachada de la Universidad.

panel 1-Historia def2

Escudo de la Universidad

panel 1-Historia def4

Portada antigua en la Calle Librería. Dibujo de Diego Pérez (1780)

La fachada está ejecutada en piedra caliza de las canteras de Campaspero y material reutilizado de edificios anteriores. Las esculturas y elementos decorativos destacados se ejecutaron con piedra de las canteras de Castrojimeno, actualmente conocido como “blanco Sepúlveda”. La composición de la fachada se organiza sobre un gran telón horizontal de piedra levantado sobre zócalo y basamento cajeado y dos cuerpos de altura, con ventanas rectangulares enrejadas en el primero y balcón corrido en el segundo. Se corona con un conjunto de proporción equivalente al basamento, formado por entablamento ornamentado con guirnaldas, cornisa de vuelo pronunciado con gárgolas de cañones y balaustrada.

La ordenación vertical rompe la horizontalidad dividiendo la fachada en cuatro calles laterales con pilastras de fuste cajeado y capiteles corintios compuestos que se prolongan con caja sobre el entablamento y se remata con las esculturas de reyes Alfonso VIII, Juan I, Enrique III, y Felipe II. La tensión más barroca la confiere la calle central, con dobles columnas corintias compuestas de orden gigante adosadas, con la portada decorada encima con escudo y guirnalda, con el nicho con imagen de la Teología flaqueado por dos escudos reales en la segunda planta y, sobre él en alto relieve, con el escudo de la Universidad rompiendo todo el entablamento. La coronación de este cuerpo central se forma con una elevada y barroca peineta de tres alturas arriostrada por aletones con grandes florones; la altura inferior del ático contiene un nicho de arco trapezoidal y dobles columnas a los lados que alberga la escultura de la Sabiduría; tras un entablamento la segunda altura presenta un óculo central y florones en los flancos; y finalmente se remata con un frontón triangular curvado, bola y veleta y florones. Las esculturas del cuerpo central son alegorías de los saberes: la Teología, la Retórica, la Geometría, el Derecho Canónico, el Derecho Civil, la Astrología, la Medicina, la Filosofía, la Historia y la propia Sabiduría coronando todas ellas. El atrio delantero está formado por pilares de piedra que sostienen figuras de leones con escudos labrados en 1724 por los canteros José de la Portilla y Santiago González.

Gráficos procedentes de “Aedificavit. Los edificios históricos de la Universidad de Valladolid”, de José Ignacio Sánchez Rivera (2007)

Imagen1 Imagen2